Entre otras cosas...

Son casi las doce. De la noche. El salón está oscuro, solo iluminado por la pantalla del ordenador. No sé si salir al balcón a fumarme un cigarro.

Pensando en quién, qué y cómo soy, me he tirado un buen rato buscando adjetivos y sustantivos que me definieran. La introspección ha sido dura, me he deshecho y rehecho la coleta cuatro o cinco veces. Ya tenía el autorretrato casi acabado, y lo he borrado. Borrar es de sabios. Anda ya, se me ha ido la olla. ¿Qué necesidad tengo yo de quedarme ahora en bolas! Apaga y sal.